Democracia

sin-titulo-1

“Vivir es existir con los demás”

democracia-primaria democracia-secundaria

Justificación

El proyecto de democracia de la Institución Educativa Gustavo Matamoros D’Costa, al igual que los demás proyectos, busca potenciar en los estudiantes el amor, el respeto y la pasión por la vida (“Nuestra pasión la vida” es el lema que transversaliza los cuatro proyectos de nuestra institución), enfocado especialmente en el respeto a la vida de los otros, que como yo, son seres en igualdad de dignidad que permiten mi realización como ser humano.

Para ello el proyecto se apoya en docentes que por su interés gustan del proyecto al ser una herramienta que permite vivenciar lo planteado y discutido en las clases, también cuenta con el apoyo de padres de familia y alumnos. Esto además le facilita al proyecto llegar a toda la comunidad educativa y estar en constante comunicación buscando siempre fortalecer los lazos de la sana convivencia y el buen trato.

De otro lado el proyecto busca apoyar los procesos de gobierno escolar a través del acompañamiento, orientación y formación de los entes de gobierno institucional como son el consejo estudiantil, los jueces de paz y el personero de los estudiantes, fomentando el liderazgo y la participación de los alumnos, así como la preocupación por mejorar los procesos institucionales.

Partiendo de las necesidades de la institución, de la finalidad del proyecto y de las problemáticas evidenciadas en los estudiantes consideramos que el proyecto debe centrarse en tres grandes ejes que son: La convivencia, el liderazgo y los derechos y deberes. Estos tres grandes ejes a su vez nos llevan a abordar temáticas como el manejo de conflictos, la urbanidad y los modales, la comunicación, el manual de convivencia y la orientación y formación de los entes de gobierno escolar.

En cuanto a la convivencia cada vez evidenciamos más la dificultad de manejar los conflictos, la baja tolerancia a la frustración, el manejo inadecuado de las emociones, la forma incorrecta de comunicar nuestras insatisfacciones y la falta de comportamientos que son asociados desde nuestra cultura con una buena educación y que promueven la convivencia al potenciar la amabilidad, cordialidad, hospitalidad y acogida.

También somos consciente que como institución educativa debemos brindar los espacios para el desarrollo de la autonomía y el liderazgo, aspectos que muchas veces damos por sentados y se nos olvida orientar, formar y estimular. Por ello creemos que nuestro papel como proyecto debe ir más allá de brindar el espacio para elegir a los entes de gobierno escolar que nos exige la ley y fomentar espacios de acompañamiento, seguimiento y formación a estos organismos para que puedan realizar su labor lo mejor posible y sobre todo adquieran la experiencia que van a necesitar en su vida para liderar procesos.

Por último la brecha generacional entre docentes y estudiantes y la etapa de identificación y diferenciación por la cual están pasando nuestros muchachos además de las problemáticas que viven en sus contextos, hace que el cumplimiento de los deberes y el reconocimiento de los derechos se dificulte, más aun cuando no se cuenta con personas que están constantemente recordando las normas y explicando con argumentos de razón su necesidad así como los derechos y los conductos de seguimiento que velan por su cumplimiento; de otro lado los procesos de adoctrinamiento que han recibido muchos de los alumnos han dificultado la generación de un pensamiento crítico que les permita velar por el cumplimiento de sus derechos, la superación de la indiferencia y la búsqueda de la justicia, permitiendo toda serie de atropellos al interior o fuera de la institución que muchas veces los lleva a tratar de hacer justicia por los propios medios cayendo en la violencia.

Se justifica entonces la implementación de este proyecto para buscar abordar estas dificultades en un diálogo continuo entre docentes padres, directivos y estudiantes que permita generar las estrategias en búsqueda de bienestar pero sobre todo bajo el protagonismo y acción de los mismos alumnos que impulsen los cambios en ambientes de paz y sana convivencia.

Todos esperamos que lo aquí propuesto sea fructífero y que sobre todo trascienda las fronteras de la institución y haga de los estudiantes mejores ciudadanos que promuevan un mundo más justo y pacífico, bajo la comprensión de que la vida sin los demás no tiene ningún sentido, que es por los demás que nos hacemos quienes somos y que gracias a ellos llegamos dónde estamos y que por lo tanto necesitamos y necesitaremos siempre de los demás mereciendo ellos el mismo trato y comprensión que merecemos nosotros y que aquellos que son más desvalidos y vulnerados merecen aún más todo nuestro apoyo pues podríamos haber sido nosotros los que estuviéramos ocupando su lugar y al igual que ellos nos hubiese gustado recibir el mejor trato, apoyo y comprensión ya que VIVIR ES EXISTIR CON LOS DEMÁS.

Objetivo general del proyecto de democracia:

Orientar a los estudiantes en la realización de acciones que promuevan la sana convivencia, a través del diálogo, la experiencia y la vivencia de comportamientos que promuevan los buenos modales, la urbanidad, la buena comunicación, el manejo de conflictos, el liderazgo y el conocimiento de los derechos y deberes para llevar al fortalecimiento de lo humano en el respeto y la defensa de la vida.

Objetivos específicos:

  • Dar a conocer y recordar continuamente lo planteado en el manual de convivencia de la institución para prevenir acciones que vayan en contra de lo allí estipulado y potenciar de esta manera la convivencia entre estudiantes, docentes, directivos y administrativos.
  • Generar los espacios de diálogo y consenso, de acuerdo a la ley, que permitan expresar y superar inconformidades con lo planteado en el manual de convivencia.
  • Estimular a los jóvenes por el cumplimiento de lo establecido en el manual de convivencia a través de elementos que lo hagan sentir orgulloso e importante al interior de la institución como insignias, medallas, diplomas, menciones, entre otros.
  • Fomentar comportamientos que permitan generar niveles de conciencia sobre el cuidado y respeto por lo público, el cumplimiento de las normas ciudadanas, la participación democrática y el cuidado de los recursos que benefician a toda la comunidad.
  • Promover actividades que generen y fortalezcan valores como la solidaridad, la tolerancia y el cuidado del otro para fortalecer el compromiso por la sana convivencia y el respeto y la defensa por la vida.
  • Orientar a los estudiantes en aspectos que les permita manejar los conflictos y solucionar desacuerdos y dificultades.
  • Educar y corregir sobre aspectos de la comunicación que les permita a los estudiantes mejorar sus niveles de convivencia y participación al interior y fuera de la institución educativa.
  • Encaminar a los estudiantes al conocimiento, reconocimiento, manejo y expresión de las emociones que les permita cada vez más alcanzar niveles de bienestar individual y comunitario.
  • Enseñar y vivenciar normas de urbanidad y buenos modales que permitan generar un ambiente de amabilidad, cortesía y confianza que ayude a mejorar los niveles de convivencia y bienestar al interior de la institución y fuera de ella.
  • Promover la formación, seguimiento y liderazgo de los organismos del gobierno escolar: personero, consejo estudiantil, jueces de paz a través de actividades y espacios que permitan su integración y crecimiento.

Ejes temáticos: